Rusia le vende aviones de combate al régimen de al Assad

* Los aviones, que poseen capacidad para ataque a suelo, serían adquiridos por Siria a un precio total de 550 millones de dólares.

* Analistas temen que la operación fracase por una posible caída de al Assad y se terminen generando pérdidas económicas y de prestigio para Rusia.

* Las empresas rusas involucradas se negaron a comentar la información.

El prestigioso periódico Kommersant reveló que, según confiaron fuentes allegadas a la principal firma exportadora rusa Rosoboronexport, por lo menos 36 aviones de entrenamiento y ataque Yak-130 han sido vendidos al régimen del presidente sirio Bashar al Assad, que serán entregados no bien Damasco envíe su primera remesa de dinero por la operación.

El Yak-130 es un avión biplaza y bimotor a reacción de entrenamiento avanzado de última generación, que cuenta con capacidad de ataque ligero.

De acuerdo con lo publicado hoy por el Kommersant, el pre-contrato se firmó en diciembre, y posteriormente se rubricó el acuerdo final, que prevé la provisión de estos aviones por un precio total de 550 millones de dólares (aprox. 15,3 millones de dólares por cada aeronave)

Según informó la fuente, la producción de estos aviones se realizará en la planta de fabricación de aeronaves de la corporación Irkut, cuyos voceros, al igual que los de  Rosoboronexport, se rehusaron a comentar cualquier información relacionada con el asunto.

A pesar de que algunos analistas rusos consideran esta medida como un gesto de confianza de Moscú hacia el régimen de al Assad, otros se muestran poco optimistas sobre que este acuerdo sea beneficioso para Rusia, tomando en cuenta lo sucedido con  el conflicto de Libia, a raíz del cual la industria militar rusa sufrió pérdidas millonarias por   contratos caídos y las sanciones de la ONU contra Gadafi.

“Este contrato tiene un alto grado de riesgo”, dijo el director del Centro de Análisis de Estrategias y Tecnologías, Ruslan Pujov .”Dada la inestable situación política en Siria y la fuerte presión de los Estados Unidos es difícil predecir lo que sucederá después de que el actual régimen de Bashar al-Assad potencialmente caiga. esto se traducirá en pérdidas financieras y para la imagen de Rusia “.

Hay que recordar que, según el director general de “Rosoboronexport” Anatoly Isaikin, el importe de las pérdidas potenciales de los pedidos pendientes sobre Libia a causa del embargo impuesto por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

A principios de enero, la representante permanente de EE.UU. ante la ONU, Susan Rice expresó abiertamente su preocupación por los suministros de armas rusas a Siria. “Estamos preocupados por el suministro de armas a Siria y queremos aclarar la posición de que ningún país proporcione armas a Damasco”, dijo Rice .

También subrayó que la situación se complicaba por “la renuencia de algunos miembros del Consejo de Seguridad, incluida Rusia, para aplicar las sanciones contra el régimen sirio””

En respuesta, el 18 de enero, el canciller ruso Sergei Lavrov dijo que no era necesario que Rusia explique y se justifique, ya que no viola “ningún acuerdo internacional, ninguna resolución del Consejo de Seguridad. Rusia estaba actuando en el pleno respeto del derecho internacional y no se guiará por las sanciones unilaterales impuestas por otras naciones”, agregó.

Anuncios