Consiguen evidencia en video de médicos torturando a pacientes opositores en Siria

Un empleado en el Hospital Militar de Homs de Siria, ha proporcionado pruebas de video de que los médicos están torturando a los pacientes, según informó el corresponsal de Asuntos Exteriores de Channel 4 News, Jonathan Miller. 

Escalofriantes imágenes de video, filmadas secretamente por un empleado en el hospital, que arriesgó su vida para traer a la atención mundial la situación de lo que, según él, son pacientes civiles allí, se emitirán en el canal de noticias 4 esta noche.

Es la primera vez que emergen las pruebas de video. Médicos y expertos en derechos humanos consideran que la imposición intencional de dolor por los médicos dentro de los confines de un hospital constituye la profanación extrema de los derechos humanos y “una grave violación de la ética médica”.

El material grabado presenta las salas llenas de heridos, vendados y esposados a sus camas. Algunos, con las marcas de los golpes extremos. Los instrumentos aparentes de tortura, un látigo de goma y cables eléctricos – se encuentran abiertamente en una mesa en una de las salas del hospital (foto de abajo).

Por órdenes del gobierno sirio, todos los heridos en las protestas en Homs deben ser llevados al Hospital Militar para recibir tratamiento.

Sin embargo, los heridos no esperarían que este tipo de “tratamiento” sea el empleado por el hospital, afirma que muchos son azotados y golpeados en sus camas – y peor.

La evidencia terrible de abusos graves plantea una pregunta en cuanto a donde los cientos de civiles heridos en el distrito de Baba Amr de Homs serán llevados, una vez que la Cruz Roja finalice las negociaciones para su evacuación.

El empleado dice que intentó varias veces detener lo que calificó como las “cosas vergonzosas” que estaban ocurriendo en el hospital militar, pero fue tildado de “traidor”. Fue entrevistado en un lugar seguro.

“He visto a los detenidos torturados por electrocución, azotes, golpes con porras, y por rotura de las piernas. Les tuercen los pies hasta que se rompa la pierna”, dijo a “Mani”, un reportero gráfico francés, que poniedo en riesgo su vida, contrabandeó la imágenes encubiertas de Siria.

“Llevan a cabo las operaciones sin anestesia”,  dijo el empleado del hospital.
“Los vi golpear la cabeza de los detenidos contra las paredes. Se amarran a los pacientes a la cama. Se les niega el agua. Otros tienen sus penes atados para que dejen de orinar”.

El empleado dice que él fue testigo de abuso por parte de los cirujanos civiles y militares en el hospital y por otro personal médico, incluidos los enfermeros. Él ha proporcionado los nombres de todos aquellos a los que afirma ha trabajado mano a mano con los soldados sirios y la temida policía secreta Mukhabarat.

A veces, dice, que oyó gritos, mientras que los pacientes eran pateados o golpeados. El abuso tuvo lugar, según él, en la sección de ambulancias del hospital, el departamento de rayos X e incluso, contra toda lógica, en la Unidad de Cuidados Intensivos.

“A veces tienen que amputar miembros y se gangrenan debido a que no prescriben los antibióticos”, dijo el empleado del hospital.

El video, filmado en el Hospital Militar de Homs en los últimos tres meses, confirma lo que las víctimas de este tratamiento han denunciado por mucho tiempo, pero que el régimen sirio ha negado enérgicamente.

Cuando las acusaciones de que los hospitales estatales se habían convertido en cámaras de tortura comenzó a surgir el año pasado, yo estaba en Damasco. En el Hospital Militar Tishreen, justo al norte de la capital, le planteé las acusaciones a su director, el general Faisal Hassan, quien insistió en que a los insurgentes heridos y a los manifestantes civiles lesionados se les otorga el mismo nivel de cuidado que cualquier otro paciente.

“Si viene un terrorista herido, le damos todos los tratamientos”, dijo el general. “Y a los civiles armados”.

“Entonces, ¿cuál es su reacción a las acusaciones de que los médicos militares se niegan a tratar a los manifestantes heridos e incluso haciendo mal – están involucrados en actos de tortura?” Le pregunté.

“Esto no es cierto”, dijo. Después de lo cual, aseguró que los tanques del ejército sirio jamás dispararían contra barrios civiles.

Tan reciente como este fin de semana, el Secretario General de las Naciones Unidas , Ban Ki-Moon, dijo que estaba recibiendo “informes espeluznantes de ejecuciones sumarias, detenciones arbitrarias y torturas” de Homs.

El comisionado de la ONU de los derechos humanos ya ha recomendado al Consejo de Seguridad que el régimen sirio sea referido a la Corte Penal Internacional, con base en la evidencia de lo que dice constituyen crímenes de lesa humanidad, incluidos los actos de tortura.

Cilina Nasser, autor de un informe de Amnistía Internacional sobre apremios ilegales y torturas en el ejército sirio y los hospitales estatales, incluyendo el Hospital Militar de Homs – se sorprendió de que nadie era lo suficientemente valiente para arriesgar su vida para filmar en las salas de tortura.

“Esta es la primera vez que tenemos evidencia de video para corroborar estas afirmaciones”, dijo.

“La nueva evidencia es horrible. Los hospitales deben ser lugares seguros para cualquier persona que necesite atención médica y el tratamiento, pero parece que a los heridos en Siria no tienen ningún lugar seguro a donde ir.”

“Mani”, el reportero gráfico francés que pasó de contrabando el material de Homs, donde estuvo la mayor parte de enero y febrero, dijo: “los sirios ordinarios ahora consideran que es demasiado peligroso ir a los hospitales estatales si están heridos”.

“Conocí a un muchacho de 15 años de edad que había recibido un disparo en la pierna por un francotirador. Su padre me dijo que tenía demasiado miedo de traer a su hijo al hospital. A pesar de que estaba en peligro de perder la pierna, el niño fue tratado en su propia casa por una enfermera”.

“Mani”, describió al empleado del hospital como absolutamente consternado por lo que había presenciado en el Hospital Militar. “Lloró cuando me habló de la tortura y el hecho de que él era impotente para impedirlo”.

Él le dijo a “Mani” que la situación médica en muchos distritos en Homs es ahora “muy desesperada”.

En la entrevista, el empleado alegó que, si bien algunas de las víctimas en el Hospital Militar de Homs son los soldados que se habían negado a seguir las órdenes, la mayoría eran civiles. Algunos, dijo, no tenía nada que ver con las manifestaciones contra el régimen, mientras que otros habían resultado heridos cuando fueron atacados sus barrios.

Muchos de los heridos, dijo, se mantienen vivos sólo para que puedan ser interrogados. Otros fueron ingresados en el hospital simplemente para revivir entre las sesiones de tortura.

“Algunos de los detenidos son llevados desde el hospital a la cárcel”, dijo. “Son traídos de vuelta, ya sea muertos o con hemorragia cerebral”.

“El más joven que vi tenía 14 o 15 años”, dijo el empleado. “Los nombres de muchos detenidos fueron retirados de listas de admisiones de emergencia para que nadie supiera dónde estaban. No había nombres. Sólo números. Uno de los médicos vertió alcohol en la zona del vello púbico de una joven de 15 años de edad, a continuación, le prendieron fuego. ”

El empleado insistió en que no eran lo que él llamó “algunos médicos decentes”, que se negaron a participar en el abuso de los pacientes, aunque, dijo, estaban bajo la vigilancia constante y cercana.

El informe compleo podrá verse hoy a través de Channel 4 News a las 7pm (hora de Londres).

Fuente: Channel 4 News

Anuncios