Análisis Estratégico: “La última defensa de Al Assad”

Por Omar Lamrani

La batalla se está librando en Damasco con creciente intensidad, mientras que los rebeldes continúan haciendo avances sustanciales en el norte y este de Siria. Cada nueva base aérea, ciudad o pueblo que cae a los rebeldes subraya asimismo que el dominio de Bashar al Assad en el país se está reduciendo. Ya no es posible describir con precisión a al Assad como el gobernante de Siria. En este punto, solamente es la cabeza de una fuerza armada grande y potente, aunque uno que todavía controla una porción significativa del país.

La naturaleza del conflicto ha cambiado significativamente desde que se inició hace casi dos años. Los rebeldes inicialmente operaban con pocos recursos y equipos, pero reforzados por las deserciones, con cierto apoyo exterior y su  ventaja demográfica, han logrado ganar terreno sobre lo que antes era un enemigo muy superior. Incluso la superioridad cualitativa del régimen en equipo se está erosionando rápidamente mientras los rebeldes empiezan a utilizar frecuentemente carros de combate, vehículos de combate de infantería y artillería de tubo (N de R: cañones y obuses) y cohetes, e incluso sistemas portátiles de defensa antiaérea capturados de las reservas del régimen.

Cansado y tambaleante, , el régimen está tratando de hacer retroceder a las fuerzas rebeldes en y cerca de Damasco, y de mantener un corredor en la costa alauita mientras retrasa los avances rebeldes en el resto del país. Al Assad y sus aliados luchan por cada centímetro, plenamente conscientes de que su poder depende de la capacidad de las fuerzas del régimen para mantener el terreno.

La Batalla por Damasco

Es importante recordar que, a pesar de los reveses considerables, las  fuerzas de al Assad todavía controlan una parte importante de Siria y sus centros poblados. Después de no poder tomar Damasco en la Operación Volcán, en julio, los rebeldes vuelven a intensificar sus esfuerzos y operaciones en la zona de Damasco. Sin embargo, a diferencia de su fallida operación anterior, esta vez los rebeldes se basan en una campaña de guerrilla intensivo para agotar y degradar a sustanciales fuerzas de al Assad en Damasco y su área rural.

Después de la última oleada de combates en los alrededores de Damasco, en julio y agosto, el régimen mantenía un gran número de tropas en la zona. Estas fuerzas continuaron las operaciones de búsqueda y destrucción cerca de la capital a pesar de la considerable presión frente a sus fuerzas en el resto del país, incluso en Alepo. Una vez que los rebeldes comenzaron a obtener ganancias en el norte y el este, el régimen se vio obligado a enviar a algunas de sus fuerzas en torno a Damasco para reforzar otros frentes. Por desgracia para el régimen, sus operaciones en la zona de la capital no habían degradado significativamente a las fuerzas rebeldes locales. Los rebeldes de la zona comenzaron a intensificar sus operaciones una vez más, lo que obligó al régimen a regresar muchas de sus unidades a Damasco.

Consciente de la magnitud de la amenaza, el régimen ha cambiado su estrategia- según se informa- en la batalla por Damasco para aislar a la ciudad propiamente dicha de los numerosos suburbios. Los rebeldes han avanzado considerablemente en los alrededores de Damasco. Por ejemplo, el 25 de noviembre los rebeldes invadieron la base aérea militar de Marj al-Sultan en Ghouta Oriental, al este de la capital. Operaciones rebeldes en las afueras de Damasco también han interrumpido el flujo de mercancías desde y hacia la ciudad, haciendo que los precios de los alimentos básicos como el pan estén por las nubes.

Las ganancias rebeldes en el este y el norte

Damasco no es la única área donde el régimen se está encontrando bajo una presión considerable. Los rebeldes han logrado algunos avances importantes en el último mes en la Gobernación de Deir el-Zour, alta productora de energía, hacia el este. Habiendo tomado una serie de ciudades, aeropuertos y bases militares, los rebeldes también han capturado la mayoría de los campos petroleros en la provincia. Tomaron el campo petrolífero de Al-Ward el 4 de noviembre, la reserva de gas natural de Conoco  el 27 de noviembre y, después de que las fuerzas de al Assad se retiraran del mismo el 29 de noviembre, el campo petrolero de Omar al norte de la ciudad de Mayadeen. Las fuerzas de Al Assad controlan ahora sólo cinco campos petroleros, todos situados al oeste de la ciudad de Deir el-Zour. Con la batalla por la ciudad y su aeropuerto intensificándose, incluso los campos restantes están en riesgo de caer en manos de los rebeldes.

Los éxitos de los rebeldes en Deir el-Zour efectivamente han cortado las líneas terrestres de comunicación y suministros del régimen con Irak. También han privado al régimen de la gran mayoría de sus ingresos de petróleo y afectado su capacidad para alimentar su maquinaria de guerra. Al mismo tiempo, los rebeldes ya han informado que buscan sacar provecho de su toma de los campos petrolíferos del este. Según los informes, los rebeldes contrabandeando petróleo a Turquía e Irak y utilizar los ingresos para comprar armas. También se informa que utilizan el petróleo y el gas natural a nivel local para los generadores de energía y combustible

Mientras todo el este de Siria pronto puede caer en manos de los rebeldes, los insurgentes del norte han conseguido aislar las fuerzas de Assad en las gobernaciones de Idlib y Alepo, en particular en las ciudades capitales de las dos provincias. Luego de ocupar el regimiento 46º cerca Atarib el 19 de noviembre después de un asedio de dos meses, los rebeldes tratan ahora de exprimir aún más a las restantes fuerzas del régimen en Alepo, mediante la captura de la antigua base norte del Regimiento 46º en Sheikh Suleiman.

Los rebeldes mejoraron su capacidad de defensa antiaérea

Aisladas y rodeadas, las fuerzas del régimen en el norte confían cada vez más en el apoyo aéreo tanto para la defensa y el abastecimiento. Sin embargo, esta ventaja se está deteriorando día a día y cada vez más amenazada por la mejora del arsenal y tácticas de defensa aérea de los rebeldes.

Los rebeldes intentaron por primera vez adquirir armamento de defensa aérea apoderándose de ametralladoras pesadas y artillería antiaérea. Capturando una serie de bases de defensa aérea, consiguieron ametralladoras pesadas DShK de 12,7 mm y KPV de 14,5 mm y hasta cañones automáticos de 23 mm ZU-23-2. Con el tiempo, los insurgentes se hicieron más hábiles con las armas, y un número cada vez mayor de aviones  de alas fija y rotatorias de la Fuerza Aérea siria fueron derribados. Los rebeldes también formaron grupos hunter-killers (cazadores-asesinos) con el armamento antiaéreo montado en las cajas de camionetas que les proveyeron de plataformas móviles para atacar a las unidades aéreas y de infantería del régimen.

A medida que más y más bases de régimen fueron tomadas, los rebeldes fueron capaces de reforzar sus equipos de defensa aérea a través de la captura de un número de sistemas portátiles de defensa aérea (MANPADS). Al principio del conflicto, el ejército sirio mantenía un gran inventario de misiles de defensa aérea disparados desde el hombro, probablemente miles de proyectiles que van desde SA-7 de primera generación hasta los muy avanzados SA-24. Estos misiles estaban almacenados en bases militares en todo el país. También hay informes no confirmados de que Qatar y Arabia Saudita habrían transferido algunos sistemas portátiles de defensa aérea sistemas a los rebeldes a través de Turquía.

Los rebeldes anotaron su primer confirmado con misiles de defensa aérea lanzados desde el hombro el 27 de noviembre, cuando se derribó un helicóptero Mi-8/17 de la Fuerza Aérea Árabe Siria cerca de la ciudad de Alepo. El sistema de arma utilizado en el ataque fue probablemente un SA-7, SA-16 o SA-24 capturado en el Regimiento 46º. Los misiles tierra-aire son una mejora importante en la capacidad de defensa aérea de los rebeldes.

La lucha continúa

Después de haber aislado a las fuerzas de al Assad en el norte  y haber hecho avances sustanciales en el este, los rebeldes están a punto de empujar más lejos en el valle del río Orontes para aliviar a las unidades amigas sitiadas en las áreas de Rastan, Homs y Al-Qusayr de la Gobernación de Homs. Durante meses, las fuerzas del régimen han tratado de aplastar a las fuerzas rebeldes que quedaban en la ciudad de Homs, pero los rebeldes han conseguido resistir . Los rebeldes también están listos para empezar a empujar hacia el sur por la carretera principal M5 a Khan Sheikhoun y las proximidades de Hama. Sin embargo, primero tienen que vencer a las restantes fuerzas del régimen en Wadi al-Dhaif cerca Maarrat al-Numan.

Por otra parte, el régimen está luchando duro para mantener su control sobre el valle del río Orontes en torno a Homs con el fin de mantener un corredor abierto que comunique a Damasco con la costa mayormente alauita. No sólo este corredor está en peligro de llegar a ser cortado, sino que el régimen también se enfrenta a una presión considerable de las fuerzas rebeldes en el noreste de la provincia de Latakia desde Idlib. Los rebeldes han avanzado en las proximidades de la Montaña Turkoman, han tomado el control de Bdama y ahora están abriéndose paso en dirección de la ciudad de Latakia.

Si bien los acontecimientos en Damasco y Damasco Rif son cada vez más preocupantes para el régimen, las fuerzas de al Assad en el resto de Siria también están bajo presión considerable de los avances rebeldes. No es de ninguna manera cierto que las fuerzas de al Assad están bajo amenaza inminente de colapso, ya que todavía tienen una gran cantidad de territorio y ninguna ciudad importante ha sido aún completamente tomada por los rebeldes. El retiro y la consolidación de las fuerzas de al Assad también les permite mantener líneas más cortas y menos vulnerables de suministro. Sin embargo, es claro que el régimen está muy a la defensiva y se ha visto obligado a contraer gradualmente sus líneas hacia un núcleo que ahora abarca Damasco, el Valle del río Orontes y la costa de mayoría alauita. Con la situación del régimen deteriorándose rápidamente, incluso el intento de organizar una retirada gradual hasta ese núcleo es arriesgado.
Al Assad’s Last Stand es republicado con permiso de Stratfor.”

Traducción: Noticias de Siria Libre

Anuncios