El régimen sirio aumentó los ataques con bombas racimo contra centros poblados

. Un estudio de Human Rights Watch documentó 156 ataques en los últimos seis meses.

. En Idlib se detectó el uso de submuniciones rusas ShOAB-0.5, cuyo uso en el conflicto no era conocido hasta ahora.

. Esas bombas necesitan ser lanzadas en contenedores RBK-500-sh, que no eran parte de la dotación habitual de las fuerzas sirias.

. También se registró el uso de cohetes terrestres con munición de racimo de origen egipcio.

racimo_1

Los aviones de la Fuerza Aérea Árabe Siria han incrementado el uso de bombas racimo contra centros poblados, provocando un notable aumento en la cantidad de bajas civiles provocadas por ese tipo de armas, principalmente niños.

Un informe de  Human Rights Watch (HRW) identificó al menos 119 lugares en toda Siria donde se registró el uso de al menos 156 bombas de racimo entre agosto de 2012 y febrero de 2013. Según el estudio, los lugares más afectados por este tipo de ataque han sido al-Za `faraneh (cerca de Rastan),  Abil (cerca de Homs), Binnish (Idlib), Deir al-` Assafeer (cerca de Damasco), Duma (cerca de Damasco ), y Talbiseh (Homs).

A través de un comunicado difundido ayer, HRW destacó que en las últimas dos semanas se investigaron dos ataques con bombas de racimo en Deir Jamal, cerca de Aleppo y Talbiseh, cerca de Homs , “que han matado a 11 civiles, entre ellos dos mujeres y cinco niños, e hirió a otros 27”.

Por su parte, Amnistía Internacional (A.I.) denunció que, durante la mañana del 1 de marzo, se produjo un ataque aéreo con bombas de racimo  sobre un complejo residencial en el distrito Masaken Hanano en Alepo asesinando a  19 personas e hiriendo a otras sesenta. En esa ocasión también se contabilizaron niños entre las víctimas.

Un niño víctima del ataque con bombas racimo del 1 de marzo de 2013. (Amnistía Internacional)

Un niño víctima del ataque con bombas racimo del 1 de marzo de 2013. (Amnistía Internacional)

De acuerdo con la investigación en terreno hecha por Donatella Rovera, asesora senior de Crisis de A.I., la aviación del régimen lanzó sobre la población un total de nueve bombas racimo rusas del tipo RBK-250, con 150 pequeñas bombas antipersonales cada una.

Ese tipo de munición de racimo ha sido la más común utilizada por las fuerzas de Bashar al Assad a lo largo del conflicto. Sin embargo, durante los últimos días han aparecido indicios del empleo de un nuevo tipo de bomba de racimo, más peligrosa y dañina que las empleadas hasta ahora.

Por los restos hallados en Heish (Provincia de Idlib) las fuerzas gubernamentales estarían empleando las enormes RBK-500-sh, fabricadas en la antigua Unión Soviética, que pueden saturar una gran zona con sus 565 bombas esféricas ShOAB-0.5, cada una de las cuales dispara hacia todas direcciones una importante cantidad de bolas de acero capaces de matar o provocar horribles mutilaciones en las víctimas.

Un dato interesante es que no hay antecedentes de que la ex-URSS haya vendido anteriormente estas armas al régimen sirio, por lo que surge la sospecha de que las mismas podrían haber sido entregadas recientemente por Rusia o alguno de sus usuarios conocidos (entre los que se cuentan Corea del Norte, Sudán, Yemen y Serbia).

Uso de cohetes tierra-tierra

La aviación militar no ha sido el único medio utilizado por el régimen de Bashar al Assad para lanzar munición de racimo contra objetivos civiles en Siria. Ya en diciembre del año pasado se descubrió que las tropas terrestres estaban haciendo uso de los lanzacohetes múltiples BM-21 Grad para la disparar proyectiles de 122 milímetros cargados con submuniciones antipersonales contra una aldea de Jabal al Zaweya en la provincia de Idlib.

Posteriormente, el 3 de enero de 2013, se registró un ataque con esos cohetes contra la localidad de Latamneh (N.O. de Hama), en el que murieron dos civiles hombres y resultaron heridas 15 personas.

Fotografías tomadas en el lugar del primer ataque permitieron descubrir que los cohetes utilizados provenían de la planta de la compañía Sakr, que forma parte de la Organización Árabe para la Industrialización (AOI), una entidad estatal egipcia.

skar_JebelZawiyah

Restos de un cohete de 122 mm con munición de racimo caído en la aldea de Banin en Jabal Al Zaweya (Foto: Nicole Tung)

Tampoco se conoce de qué forma estos proyectiles capaces de alcanzar blancos a más de 45 km llegaron a manos de las fuerzas de Bashar al Assad, ya que no existen registros de que los mismos hayan sido adquiridos por Siria antes del inicio de la revolución.

Anuncios