HRW denuncia ataques aéreos deliberados contra civiles en Siria

A través de un informe dado a conocer ayer, Human Rights Watch (HRW) denunció  que la Fuerza Aérea Árabe Siria ha efectuado reiterados ataques aéreos contra blancos civiles en forma indiscriminada, y en algunos casos deliberada, principalmente en las zonas controladas por los rebeldes en Alepo, Idlib y Latakia. Panaderías y hospitales se encuentran en el listado de objetivos alcanzados por las bombas.

En el reporte de 80 páginas, titulado “Muerte desde los cielos: Ataques aéreos deliberados e indiscriminados contra civiles”, la entidad de Derechos Humanos señaló que durante las investigaciones y entrevistas realizadas en el terreno, se pudo reunir información que indica que, en ocho ocasiones, las fuerzas del gobierno de Damasco bombardearon en forma deliberada a cuatro panaderías donde los civiles estaban formando fila para recibir pan.

El relevamiento hecho por HRW también incluyó la visita a dos hospitales que también sufrieron reiterados ataques de la aviación del régimen: el de Dar al Shifa en Alepo y el de Shalma en la provincia de Latakia.

En el caso del primer hospital, se verificó que desde el 12 de agosto al 21 de noviembre del año pasado los aviones de al Assad atacaron dicho nosocomio y sus alrededores al menos en ocho oportunidades, y una vez las fuerzas terrestres lanzaron un ataque de artillería contra la misma zona.

Además de las embestidas contra panaderías y hospitales, HRW concluyó que en otros 44 casos se cometieron ataques aéreos violatorios de las leyes de guerra.

En algunos de estos episodios, se descubrió el lanzamiento desde helicópteros a gran altura de bombas de caída libre. Muchas de estas armas, al carecer de sistemas de guía de precisión, alcanzaron viviendas habitadas por civiles sin causar daños en objetivos militares.

Sitios donde HRW documentó ataques aéreos ilícitos.

Los investigadores de la organización continuaron hallando evidencias del empleo por parte del régimen de bombas de racimo, llegando a documentar el empleo de más de 150 de estos proyectiles en 119 lugares desde octubre del año pasado. También se registró el lanzamiento de munición con cargas incendiarias (napalm, fósforo blanco, etc.) contra zonas pobladas.

La información recopilada en terreno y de otros medios permitió determinar que el gobierno de Bashar al Assad está llevando adelante una rutina diaria de bombardeos aéreos en todo el territorio sirio desde julio de 2012, que ha provocado hasta la fecha más de 4.300 civiles muertos.

Anuncios