Muhammad Qatta, tus asesinos no son “buenos musulmanes”, sino un montón de hijos de puta

Un adolescente que vendía café fue torturado y asesinado cobardemente por quienes fueron señalados como miembros del Estado Islámico de Irak (ISI) y el “Comité de la Sharía de al-Sham” en la ciudad de Alepo, por haber proferido “una blasfemia”. Es necesaria una pronta reacción del ESL y las autoridades revolucionarias para dar con los autores de semejante crimen.

niño_alepo

Dos momentos en la vida de Muhammad Qatta: Como manifestante en una marcha a favor de la revolución siria y como víctima de un grupo de mesiánicos que desean secuestrar su causa.

El muchacho se llamaba Muhammad Qatta y tenía 15 años, y vivía con su familia en el barrio de Sha’ar, uno de los bastiones rebeldes en Alepo. De acuerdo con lo informado por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, a las 10:00 pm del domingo se encontraba vendiendo café en el sector de Sad al-Lawz cuando fue detenido por tres hombres armados, por haber proferido las palabras “incluso si Mahoma volviera a la vida no le voy a prestar”.

El niño fue subido a un vehículo negro y llevado a un lugar desconocido, para luego ser traído de vuelta al mismo sitio, con la cabeza cubierta con su propia camisa y con evidentes marcas de tortura en su cuerpo.

Hablando con un acento árabe clásico, uno de sus captores comunicó a la gente que se encontraba en el lugar- entre la que se hallaban los padres del menor- que  “esa apostasía y la maldición del profeta es un terrible vicio y que cualquier persona que lo va a enfrentar el mismo destino”.

Acto seguido, quien hablaba procedió a disparar dos veces con su fusil automático, una en el cuello y otra en la cabeza, para luego marcharse.

Los responsables de este cobarde asesinato fueron identificados como miembros del Estado Islámico de Irak (ISI) y su Comité de la Sharia de al-Sham, una agrupación insurgente de origen iraquí que pretende desconocer la soberanía siria para convertir el país en parte del Estado Islámico de Irak y el Levante, en contra de la idea de preservar la integridad territorial siria que sostienen los combatientes del Ejército Sirio Libre y otras brigadas independientes.

A esta hora, ha tomado intervención en el caso el Tribunal de la Sharía de Alepo, una de las autoridades legítimas instituidas por los rebeldes sirios, que ha recibido la denuncia del padre de Muhammad Qatta. Al mismo, tiempo, vecinos de Sha’ar se movilizaron por las calles del barrio repudiando el crimen y pidiendo el castigo de los responsables.

Si las verdaderas milicias rebeldes están comprometidas realmente con la revolución Siria deben imponerse el deber de expulsar del territorio nacional a los carroñeros del ISI , que hasta el momento sólo han demostrado ser una banda de verdaderos hijos de puta que se pasean a buena distancia de las líneas del frente jugando a ser los “policías de Alá”, pretendiendo secuestrar una causa que tiene miles de mártires que no ofrendaron sus vidas para reemplazar una dictadura por otra.

Fuentes: Obervatorio Sirio de Derechos Humanos 

Central de Medios de Alepo

Anuncios