Informe de la ONU por el ataque químico del 21 de agosto: No señala responsables, pero da algunas pistas

Esta mañana se difundieron los resultados de la investigación de las Naciones Unidas sobre el ataque con armas químicas producido el pasado 21 de agosto en los suburbios de Damasco que causó la muerte a más de 1400 personas, según la Casa Blanca. En dicho reporte, los expertos de la ONU confirmaron el uso de cohetes de artillería para esparcir gas sarín sobre la zona de Ghouta, en el oriente y sur de los alrededores de la capital siria. 

Aunque el informe de Naciones Unidas no señala explícitamente a los autores del ataque, muestra evidencia que deja al descubierto la participación de  fuerzas del régimen en este crimen de guerra.

Uno de los proyectiles hallados por Naciones Unidas en una de las áreas afectadas fue un cohete de artillería M-14 de 140 mm de origen ruso:

bm-14

Los únicos participantes en el conflicto sirio que cuentan con el sistema de armas BM-14 en sus arsenales son las fuerzas del régimen de Bashar al Assad, y no hay registros fílmicos o informativos que señalen que los rebeldes hayan capturado algunos de estos cohetes o sus lanzadores en los más de dos años de guerra civil.

Otro tipo de proyectil involucrado en el ataque químico y analizado por el equipo de control de armas de la ONU consiste en un cohete de artillería de gran calibre (330 mm) y de un aspecto muy particular:
Por sus dimensiones y diseño, este cohete parece ser un desarrollo más grande y potente de los IRAM utilizados por la resistencia shiita contra las tropas occidentales en Iraq, y que también fueron empleados por Hezbollá en el asedio a la localidad siria de al Qusair, como puede verse en esta fotografía, publicada por el investigador Brown Moses:

Este IRAM en particular monta una cabeza explosiva improvisada en un contenedor cilíndrico propulsado por un motor del cohete Haseb de 107 mm de Irán.

Los cohetes de 330 mm detectados en la zona de los ataques químicos son más parecidos a los VL-IRAM (VL por “Very Large”) también utilizados por militantes shiitas iraquíes y libaneses, que combinan una cabeza explosiva de mayor tamaño con el motor más potente de los cohetes Falaq 1 y 2 iraníes.

Dado el mayor calibre de los VL-IRAM, muchos sólo pueden ser lanzados desde los tubos de 333 mm del Falaq 2, que suelen montarse en vehículos pesados civiles, y cuya presencia en Siria y uso por parte de fuerzas del régimen fue registrada desde hace bastante tiempo:


Ahora bien, en las siguientes imágenes pueden verse las operaciones de transporte, alistamiento y disparo de un cohete similar al descubierto por la ONU, por parte de tropas de Bashar al Assad, desde un tubo cuyo aspecto también se asemeja bastante al sistema lanzador del Falaq 2:




Fuente de las imágenes: YouTube

Cabe recordar que estos proyectiles han sido utilizados en numerosas oportunidades por los leales al régimen de al Assad no sólo portando gas sarín, sino también poderosas cargas explosivas, contra distintos centros poblados de Siria, sin importar lo imprecisos y letales que pueden llegar a ser.

Anuncios